La llegada de la llamada Sociedad del Bienestar ha traído para gran parte de los españoles, cambios sustanciales en su forma de vida. El que más o el que menos dispone de un automóvil, de un pequeño presupuesto para el ocio y de algo de tiempo libre.
 
Aunque son muchas las cosas que se pueden hacer con estos elementos, afortunadamente son cada vez más los que buscando aumentar su mente y sus horizontes, se dedican cada fin de semana o periodo de vacaciones a viajar. Necesito advertir, que en las líneas que siguen a continuación encontrará una serie de claves y pistas sobre las inmensas posibilidades de esta zona y pueblo, creyendo obligadas las visitas de sus monumentos, parajes y lugares que citamos etc... pero recuerde que no hay satisfacción mayor para el excursionista que descubrir por él mismo aquello que le animó a viajar.
 
Paisaje, historia, artesanía, gastronomía y un sentido diferente de la vida expresado en la integridad y hospitalidad de sus gentes, será lo que aquí encontrará.
 
Al final, nos llevaremos fotografías, recuerdos y sobre todo dos cosas: una gran satisfacción por el acierto en el destino y con seguridad la promesa de volver a por todo aquello que nos negó la falta de tiempo.
Sirvan estas líneas para animar a los que nos visitan y al mismo tiempo a sus habitantes por ser un pueblo acogedor, hospitalario, abierto a otras gentes con su buena acogida y trato y sintonizador de culturas diferentes, acogiendo en su lecho amplio número de inmigrantes venidos de otros paises.
 
Nuestros visitantes y vecinos se sienten privilegiados cuando al acercarse a este entorno, se ve su masa forestal y no por casualidad se mantiene así, sino por el respeto, cuidado y mimo de sus habitantes a lo largo de los años a su entorno y cuya mayor riqueza está en las personas que lo habitan todo el año y son los verdaderos mantenedores y artífices de esta riqueza y belleza que luego los demás podremos disfrutar.

Comparte esta Página